martes, 7 de abril de 2009

Timpanismo en bovinos

TIMPANISMO GASEOSO Y ESPUMOSO

Trastorno digestivo causado por la excesiva retención de gases, producto de la fermentación microbiana, que provoca una distensión anormal del rumen y se observa en la parte superior del flanco izquierdo. Causa cuantiosas pérdidas económicas y elevada mortalidad en los rumiantes gravemente afectados.
Sinonimias: Empaste, meteorismo, meteorización, timpanismo, timpanitis o bloat.

CAUSAS O ETIOLOGÍA.
Esta enfermedad se puede presentar por ingerir leguminosas principalmente alfalfa, trébol blanco y rojo; sobreconsumo de gramíneas y leguminosas.

SIGNOS CLÍNICOS.
Los animales pueden dejar de comer, dolor, dificultades en el desarrollo de la rumia y eructo, perfil anormal del abdomen (lado izquierdo) arqueamiento dorsal con extremidades recogidas bajo el abdomen, pataleo abdominal, marcha tambaleante, vómitos, emisión frecuente de orina y heces, dilatación abdominal muy intensa, dificultad para respirar, cólico y salivación abundante y muerte repentina.

METEORISMO ESPUMOSO.
En este tipo de meteorismo puede existir gas libre, sin embargo la mayor parte no se separa del alimento, formando una espuma estable y pegajosa llamada empaste. Otro factor puede ser el consumo de grandes cantidades de granos mayor al 50% de la dieta lo que ocasiona una rápida fermentación, en el periodo de adaptación.

METEORISMO GASEOSO.
Los gases no pueden ser eliminados, aunque se encuentran separados del contenido sólido y líquido del rumen, es decir no hay espuma. Esta dificultad se asocia, a menudo, con la simple obstrucción del esófago, procesamiento incompleto o masticación deficiente de ciertos alimentos (papas enteras), abscesos, compresión del esófago, intoxicaciones, entre otras.

DIAGNÓSTICO.
Se realiza con base en la historia clínica y tomardo en cuenta los signos.
TRATAMIENTO.
Para los dos tipos de meteorismo el tratamiento debe ser rápido y eficaz para evitar la muerte por asfixia. El tratamiento para el meteorismo espumoso es recomendable el uso de detergentes plurónicos o compuestos químicos relacionados, como: el alcohol etoxilado, que son sustancias tensoactivas que actúan como antiespumantes. El tratamiento para el meteorismo gaseoso, lo primero a realizar es la introducción de una sonda la cual remueve la causa de la obstrucción del esófago o cardias y permite un escape rápido del gas, además de que se puede usar productos que rompan la tensión ruminal que contengan monensina sódica (Timpakaps* dosis:30 ml en ½ litro de agua tibia, vía oral; Hepatonic** dosis: 1 ml por cada 10 o 20 kg de peso, vía IM o IV; Timparnol*** dosis de 50a 100ml., vía oral o intra ruminal; Rumensin**** CRC dosis 1 cápsula a animales mayores de 200kg de peso, vía oral).

Es recomendable la aplicación de analgésicos y antiespasmódicos no esteroides como la Flunixim meglumine (Finadol* 1 a 2ml/45kg, intramuscular o intravenosa; Flunexim* 2.0 ml/45kg, intravenosa) y antihistamínicos (Histavet* 1ml/10 a 20kg intramuscular o endovenosa; Histafin 10ml/10kg intramuscular o endovenosa).Es recomendable hacer caminar al animal. Como último recurso se puede realizar la rumenocentesis. En general, ante un cuadro de meteorismo el pronóstico es siempre reservado.

PREVENCIÓN.
Uso de mezclas de leguminosas y gramíneas, administración de heno en la dieta y el uso de raciones mixtas con forraje y granos molidos. Aunque existen diferentes productos preventivos y curativos del meteorismo, las buenas prácticas de manejo alimenticio en el ganado, constituyen, sin duda, la mejor forma de prevenir este trastorno digestivo.

Fuente:

http://fmvzenlinea.fmvz.unam.mx/course/view.php?id=67

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada